ODS 5: Igualdad de Género

ODS #5: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas 


La igualdad de género en el lugar de trabajo es un problema continuo que se puede ver a nivel mundial. Varias industrias tienen su fuerza laboral compuesta principalmente por mujeres, pero la industria de la moda en particular depende mucho de las mujeres. La industria de la moda consta de 60 millones de trabajadores de la confección, el 80% de los cuales son mujeres de edades entre los 18 a 24 años (Remake, 2019). Esto hace que la moda sea un tema candente cuando consideramos las acciones asociadas con el empleo de tantas mujeres en un mercado laboral a menudo no regulado. Con la crisis de COVID-19 destacando las fallas dentro de nuestros sistemas existentes, ahora es más que nunca que vemos dónde las empresas deben avanzar aún más para proteger a sus trabajadores y ayudarlos con los servicios de salud adecuados.


Como sabemos, para satisfacer la alta demanda de los consumidores, pero aún así mantener bajos los costos de las prendas para un consumo rápido, las empresas de moda rápida dependen en gran medida de la mano de obra barata. Durante las últimas décadas, la industria de la moda ha tomado una decisión intencional de trasladarse hacia países como Bangladesh, India, China, Vietnam y las Filipinas para cumplir con sus necesidades laborales y manufactureras presupuestadas. Las mujeres que trabajan en estas fábricas en cualquier sección de la cadena de suministro, dependen especialmente de los salarios diarios para contribuir a los ingresos de su hogar (Good on You, 2019). Lamentablemente, la mayoría de estas mujeres no tienen otra opción más que ceder a las condiciones que están correlacionadas con estos trabajos. Trabajan por menos de 1 dólar por hora y debido al sistema altamente no regulado, la mayoría de los días trabajan demasiado. Se les exige a muchas mujeres con familia  que trabajen un "segundo turno". A menudo, no es un opción para estas madres que trabajen horas extras para ganar dinero para mantener financieramente a sus familias y también que regresen a casa y cuiden a sus hijos y al hogar.


Existen presiones adicionales para mujeres que se atribuyen al trabajar en una fuerza laboral que no es regulada a menudo. Adicionalmente, existe el gran riesgo de ser vulnerables no solo al abuso verbal, sino también al abuso sexual. Un estudio mostró estadísticas que describen que el 75% de los trabajadores de la confección empleados en Bangladesh han sido abusados verbalmente en el trabajo, mientras que el 20% se han presentado como víctimas de abuso físico. El Global People Strategist (2018) descubrió que también se puede ver la presión adicional en la forma en que se despide a las empleadas de la India y Camboya por cualquier razón. Estas razones incluyen, pero no se limitan a: el despido debido al embarazo, la negación de la licencia de maternidad, la incapacidad de unirse o formar sindicatos, y por no cumplir con las horas extras forzadas a riesgo de perder su empleo. Además, han surgido testimonios de mujeres de Bangladesh que revelan las prácticas inhumanas adicionales que se realizan en estos trabajos. Por ejemplo, las infecciones de vejiga debido a la falta de descansos para ir al baño durante el día, los gerentes obligan a las mujeres a tomar píldoras anticonceptivas para asegurarse de que puedan seguir trabajando, y un higiene inadecuado en las fábricas (ibídem).


Se ha encontrado que en India y Pakistán, las mujeres que han denunciado el abuso verbal y sexual han sido amenazadas con ser despedidas. Alternativamente, estas mujeres son amenazadas con ser transferidas y obligadas a desarraigar sus vidas, así como las de sus familias, como castigo por defenderse a sí mismas. Es poco lo que se puede hacer con los sistemas actuales para mujeres en toda la cadena de suministro. La alta gerencia, que tradicionalmente tiene la tarea de ayudar a resolver los problemas de sus empleados, a menudo trabajan en contra de estas mujeres. Instituir una política antisindical estricta para sofocar aún más estas voces en el lugar de trabajo. Human Rights Watch (2019) argumenta que las mujeres de orígenes más conservadores sienten que no tienen derecho a hablar en contra de sus superiores o a crear conciencia sobre condiciones de trabajo deficientes. Aquí es donde la conciencia educativa sobre la igualdad de derechos y la discriminación de género es importante, saber sus derechos como empleado es la base de las condiciones de trabajo de calidad.


Las órdenes de refugio en el lugar, como resultado de la crisis del COVID-19, han causado problemas en la cadena de suministro que han impactado negativamente a los trabajadores. Los acuerdos tradicionales entre marcas y fabricantes establecen que las empresas no pagan sus pedidos hasta que se envían. Según los datos y las investigaciones proporcionadas por la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Prendas de vestir de Bangladesh, se cancelaron prendas con un valor total de $1.5 billones de dólares para aproximadamente 1,100 proveedores, mientras que se suspendieron $2 billones de dólares (Vogue Business, 2020), lo que está agregando un insulto a las lesiones en medio de esto. crisis. Muchos de estos trabajadores tienen un alto en sus cheques de pago debido a los pedidos cancelados durante este tiempo sin precedentes. Sin embargo, estos trabajadores merecen ser protegidos y recibir condiciones de trabajo éticas en medio de la crisis y más allá!


Como consumidores, debemos ser más conscientes de lo que estamos comprando y también considerar quién está haciendo nuestra ropa para desempeñar nuestro papel en la protección de estas mujeres en la industria. Necesitamos ser más conscientes y participar en un movimiento de consumo más consciente. Debemos apoyar a las marcas que elevan y empoderan a las mujeres. Las mujeres ya tienen voces, ¡solo necesitan ser escuchadas! Deben recibir la plataforma adecuada para decir su verdad sobre sus historias y carreras. Las marcas tienen el poder de ser transparentes y presentarse de manera ética. Nos esforzamos por alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible # 5 de las Naciones Unidas a escala mundial. Únanse a nosotros! Participen en el movimiento para crear conciencia y ayudar a estos trabajadores de la industria de la moda.


Apunta a la luna. Incluso si fallas, aterrizaras entre las estrellas.

Autora: Divya Kopparapu

Traducción por: Alondra Magana

Editoras: Hailey Matarese y Alondra Magana

---------------------------------------------------------


Referencias:


Veridiano, Ruby. “What Does Gender Equality Have To Do With the Fashion Industry? Everything.” Remake, 19 Aug. 2019, remake.world/stories/news/what-does-gender-equality-have-to-do-with-the-fashion-industry-everything/.


McCosker, Jaclyn. “The Impact of Fast Fashion on Women in Developing Nations ...” The Impact of Fast Fashion on Women in Developing Nations, Good On You, 5 Aug. 2019, goodonyou.eco/the-impact-of-fast-fashion-on-women-in-developing-nations/.


“Gender-Based Abuse, Violence, and Harassment against Women Garment Workers in Asia Uncovered.” Global People Strategist, 21 June 2018, www.globalpeoplestrategist.com/gender-based-abuse-violence-and-harassment-against-women-garment-workers-in-asia-uncovered/.


“Combating Sexual Harassment in the Garment Industry.” Human Rights Watch, 2 Apr. 2019, www.hrw.org/news/2019/02/12/combating-sexual-harassment-garment-industry.


Cernansky, Rachel, and Annachiara Biondi. “Retailers Tell Suppliers They Won't


Cancel Orders. The Reality Is More Complicated.” Vogue Business, 6 Apr. 2020, www.voguebusiness.com/sustainability/retailers-tell-suppliers-they-wont-cancel-orders-reality-more-complicated.



0 vistas
La sustentabilidad es una elección

Sea parte de la elección de poner la moda sostenible en el centro de atención. 

Email: info@hechoxnosotros.org

Avenida Boedo 600, Buenos Aires Argentina

Registered NGO with ECOSOC consultative status at the United Nations.

Obtenga actualizaciones mensuales

© 2019 by Hecho x Nosotros   |  Terms of Use  |   Privacy Policy