ODS # 6: Agua limpia y saneamiento

ODS # 6: Agua limpia y saneamiento


El agua es la esencia de la vida en la Tierra, y en gran parte del mundo desarrollado, el acceso al agua limpia es un derecho inalienable. De todos modos, a pesar del mayor acceso al agua limpia en los últimos años, el 40% de la población mundial enfrenta escasez de agua, lo que indica grandes disparidades. Actualmente, el estrés hídrico afecta a más de dos mil millones de personas, y el planeta ha perdido más del 70% de los humedales naturales durante el siglo pasado (Agua limpia y saneamiento, sin fecha). Se espera que estas cifras aumenten, ya que el cambio climático da paso a un aumento continuo de la temperatura.


Al abordar estos desafíos omnipresentes, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de las Naciones Unidas: Agua limpia y saneamiento, busca garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos en 2030. De alcance integral, sus objetivos ambiciosos incluyen fomentar la higiene, invertir en infraestructura adecuada , y proteger y restaurar los ecosistemas relacionados con el agua.

Una industria sedienta


La moda, uno de los principales contaminadores mundiales, es el tercer mayor consumidor de agua de la industria. Cada faceta de su compleja cadena de suministro depende en gran medida de este recurso, desde el riego de los cultivos de algodón, la producción de fibras, hasta el lavado de textiles después de la producción. La industria consume 79 mil millones de metros cúbicos de agua dulce anualmente, el dos por ciento de toda la extracción de agua dulce en todo el mundo y más del 10% del agua utilizada por todas las industrias. Sin un progreso significativo, esta cantidad de consumo se duplicará para 2030 (Objetivo común n.d.).


La mayor parte del uso del agua ocurre en el cultivo y la producción de fibras, específicamente con algodón, el cultivo sediento utilizado en un tercio de los textiles a nivel mundial. Para ilustrar mejor esto, se necesita un promedio de 10,000 litros de agua para cultivar solo un kilogramo de algodón crudo, equivalente al peso de una camiseta y un par de jeans. Además, se necesitan casi 3,000 litros de agua para producir una sola camisa (Objetivo común n.d.).


En 2019, el Comité de Auditoría Ambiental (EAC) de la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido informó hallazgos aleccionadores sobre la huella ecológica de la moda en Asia, que alberga gran parte de la producción textil mundial. El cultivo de algodón aquí ha causado un estrés hídrico inmenso, lo que lleva a muchas áreas a una lucha entre el agua limpia y la producción de algodón. El mar de Aral en Uzbekistán, anteriormente uno de los lagos más grandes del mundo, ahora se ha secado en un 90% debido al cultivo de algodón (Water Briefing Global 2019). Si bien el cultivo de algodón prospera cerca de abundantes fuentes de agua, los centros de producción en regiones más secas requieren riego adicional, lo que limita el suministro local de agua para consumo y saneamiento.


Más adelante en la cadena de suministro, el teñido y acabado textil convencional de fibras en bruto exacerban el costo ambiental de la moda. Se estima que el procesamiento de un kilogramo de fibra, incluido el poliéster y otros materiales sintéticos, utiliza entre 100 y 150 litros de agua. La producción textil también contribuye a la descarga de sustancias químicas peligrosas en los ríos, lo que aumenta aún más la contaminación micro plástica oceánica. El informe de EAC mencionado anteriormente estima que el teñido y el tratamiento de textiles generan el 20% de la contaminación industrial del agua a nivel mundial, lo que profundiza la inseguridad del agua y amenaza la salud humana (Water Briefing Global 2019).


El efecto dominó: un camino a seguir


A pesar de las estadísticas sorprendentes, los desafíos más apremiantes para el problema del agua de la moda se pueden resolver con un poco de sabiduría ancestral e innovación tecnológica. Los resultados demuestran que el impacto de la contaminación del agua del algodón orgánico es un 98% menor que la producción de algodón convencional, lo que indica un camino a seguir.


Sin lugar a dudas, combatir la crisis del agua requiere un enfoque de colaboración entre los gobiernos, los minoristas de moda, las compañías de agua e incluso los fabricantes de lavadoras. Se insta a los gobiernos de los centros de fabricación de ropa como India y China a mejorar el cumplimiento y las regulaciones para los principales minoristas que hacen negocios en estas regiones. Los expertos también abogan por políticas que empujen a los minoristas a adoptar métodos de trazabilidad completos. Ampliamente utilizado en otras industrias modernizadas, la trazabilidad permite a las marcas rastrear digitalmente sus materias primas a fuentes éticas y sostenibles. Esto también ayuda a trabajar con los proveedores para reducir y eliminar el uso de agua del teñido, el lavado de piedras y el acabado.


En última instancia, depende de las propias marcas de moda impartir el cambio más grande y duradero. Hacerlo requiere alinearse con asociaciones impulsadas por la misión, diseminar conocimiento y soluciones proactivas a la crisis ambiental. Las organizaciones basadas en miembros como Fairtrade International y Better Cotton Initiative permiten a los minoristas adherirse a los estándares internacionales y a los programas agrícolas para obtener materiales sostenibles. Con el objetivo de anular el consumo exorbitante de agua y el riego artificial, soluciones como Plexus Cotton trabajan con granjas en África para cultivar cultivos de algodón, asegurando que solo se alimenten de lluvia.


Recurriendo a la innovación, los grandes minoristas están adoptando tecnologías sin agua para teñir y procesar textiles. Por ejemplo, el jean Elwood RFTPi de G-Star RAW, acuñado como "el jean más sostenible de todos los tiempos", utiliza un proceso de teñido índigo limpio en su producción (Benson 2018). Esto resulta en un 70% menos de químicos y sin sal, ahorrando agua y dejando residuos líquidos limpios.


Al final de la cadena de suministro, los consumidores tienen una autonomía significativa cuando se trata de comprar ropa teniendo en cuenta la sostenibilidad. Si bien las marcas pueden instruir a los consumidores sobre la reducción del uso de agua y energía en el lavado, depende de los propios compradores adherirse a la idea de que sus elecciones son como un efecto dominó que afecta su entorno inmediato y el planeta.


Autora: Kristen Tadrous

Traducción: Alondra Magana 

Editora: Hailey Matarese 

---------------------------------

Referencias:


Anon, 2018. The Issues: Water. Available at: https://www.commonobjective.co/article/the-issues-water [Accessed June 11, 2020].


Anon, 2019. New report warns fashion is depleting world's water resources and damaging the environment. WaterBriefing Global. Available at: https://www.waterbriefingglobal.org/new-report-warns-fashion-is-depleting-worlds-water-resources-and-damaging-the-environment/ [Accessed June 11, 2020].

Anon, Goal 6: Clean water and sanitation. Available at: https://www.undp.org/content/undp/en/home/sustainable-development-goals/goal-6-clean-water-and-sanitation.html [Accessed June 11, 2020].

Benson, S., 2018. It Takes 2,720 Liters Of Water To Make ONE T-Shirt - As Much As You'd Drink In 3 Years. How The Fashion Industry Is Using And Abusing Water. Available at: https://www.refinery29.com/en-us/water-consumption-fashion-industry [Accessed June 11, 2020].










0 vistas
La sustentabilidad es una elección

Sea parte de la elección de poner la moda sostenible en el centro de atención. 

Email: info@hechoxnosotros.org

Avenida Boedo 600, Buenos Aires Argentina

Registered NGO with ECOSOC consultative status at the United Nations.

Obtenga actualizaciones mensuales

© 2019 by Hecho x Nosotros   |  Terms of Use  |   Privacy Policy