La Calidad de la Educación a través la cadena de suministro de la moda

Actualizado: may 22

ODS #4 : Educación de calidad


El grande Nelson Mandela dijo una vez, “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.” Sin duda, los mayores progresos de la humanidad están atribuidos a una fundación educativa importante. Aprender satisfecha la sed humana por el conocimiento, y al mismo tiempo lleva a un crecimiento, una innovación y una prosperidad sostenibles. No es extraño que las Naciones Unidas consideren el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) #4 --Educación de Calidad-- el hilo conductor que pasa por todos los 17 ODS (Opening of the SDG High-Level Action Event on Education, 2017).


A pesar de todo, las estadísticas desgarradoras destacan las grandes desigualdades educativas a nivel mundial. En los 35 de 75 países, el 25% de la mayoría de mujeres jóvenes empobrecidas son analfabetas. En los 39 de 99 países, menos del 50% de los niños más pobres han terminado la escuela primaria. No obstante el progreso avanzado en los últimos años, los niños provenientes de grupos marginados enfrentan obstáculos crecientes para acceder, asistir, y terminar la escuela primaria (Desigualdades educativas s.f.).


En la lucha contra estas desigualdades, el ODS #4 de los objetivos del 2030 acata la equidad para todo el mundo. Entre estos objetivos ambiciosos hay la literatura y la aritmética, el acceso libre a la educación primaria y secundaria, así como el acceso igualitario y asequible a la educación superior, profesional y técnica. Remodelando el paradigma actual, esto objetivo conciencia del desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial ( Calidad de la Educación s.f)





La Calidad de la Educación a través la cadena de suministro de la moda


Con sus grandes y complejas cadenas de suministro, la industria textil es una donde la mayor parte de la humanidad es una parte interesada. Considerando sus inmensos alcances, la moda tiene una oportunidad virtualmente inigualable para poner sistemáticamente en práctica los principios de la Calidad de la Educación -- incluyendo los trabajadores corporativos, las comunidades manufactureras y de suministro, hasta el consumidor final.


Avanzando el conocimiento desde el interior, las empresas pueden habilitar la fuerza laboral a abrir un diálogo basado en las prácticas de la industria sostenible. Un ejemplo destacable es Gap Inc., que estableció un nuevo estándar por el mercado minorista masivo cuando alineó su infraestructura sostenible con la agenda de los ODS poco después su lanzamiento en 2015. De esta manera, sus filiales lanzaron las comisiones de dirección ejecutiva para conducir talleres sobre la estrategia de sostenibilidad interdisciplinaria (Truscott 2020). Asimismo, la organizaciones más pequeñas pueden seguir colaborando internamente, estableciendo los trabajos en equipo para definir las prioridades y los parámetros de sostenibilidad para sostener la rendición de cuenta.


Sin duda, los minoristas tienen el déficit más grande de cerrar cuando hablamos del avanzamiento de la calidad de la educación en los centros manufactureros. En cuanto al trabajo infantil, 170 millones niños con menos de 18 años están involucrados en la producción textil y la confección de prendas, impidiendo sus acceso a la educación (The Guardian s.f).  Una forma con la que las marcas pueden empezar a romper el ciclo del trabajo infantil es a través la inversión de una formación y desarrollo básicos. En el desarrollo de capacidades por una futura mano de obra, las organizaciones pueden examinar primero sus competencias de mercado laboral para la elaboración y la implementación de los programas de formación (Huibrechtse-Trijens 2020). Los minoristas pueden también cultivar las colaboraciones empresariales con los organismos educativos y gubernamentales en las respectivas comunidades manufactureras y de suministro. Colaborando con esas instituciones se puede avanzar en la educación elemental, y también mejorar las cualificaciones de los trabajadores para ganar títulos especializados en materias como ingeniería, tecnología, ciencias de fibra, y administración (Textile Exchange - SGS s.f.). En adición a esto grande potencial hay el incremento de los instrumentos EdTech, permitiendo acceso igualitario  a los recursos de aprendizaje y a las oportunidades para buscar los títulos académicos.


Incrementar las capacidades y los conocimientos de la industria tiene el potencial de romper el ciclo de pobreza, transformando asì las generaciones futuras y el crecimiento económico. Con el tiempo, una mano de obra con un nivel de educación superior equivale normalmente a salarios más altos, y a una sociedad con un mayor ingreso disponible. Las estadísticas demuestran que sólo un año escolar adicional puede incrementar los ingresos de una mujer del 10% al 20%, con el que puede pagar los cuidados infantiles y la enseñanza de los niños de calidad (Huibrechtse-Truijens, 2020). En un mundo donde más del 80% de los costureros son mujeres entre los 18 y 25 años, tener el poder económico puede también crecer el liderazgo y la autonomía en sus comunidades (Castiel 2016).


En cuanto a los consumidores de hoy, la moda y la educación son en una coyuntura muy crítica. Como Lucie Brigham, Jefe de Oficina en la Oficina de Asociaciones de la ONU afirma, “La moda es una gran plataforma [...] donde se puede participar en la industria creativa para ayudarnos a educar los clientes” (Cernansky 2020). El Internet ha dado lugar a un nivel sin precedentes de la visión sobre cómo la ropa está hecha-- o más bien, la manufacturera dispendiosa y el reducido ciclo de vida de la ropa que caracteriza la moda “rápida”. No es coincidencia además que la demanda por una moda sostenible es en aumento, engendrando un cambio en el comportamiento del consumidor que desea más claridad sobre la producción y la ética de la ropa (Berg et al.). Adhiriendo a la dicha tendencia, las empresas deberían continuar a expandir los límites hacia el consumo consciente. Las empresas pueden utilizar sus productos y alcances como una plataforma para educar los clientes sobre los suministros éticos y tomar decisiones, en adición a ofrecer alternativas para arreglar y preservar sus ropas añadiendo una longevidad de la prenda. El sistema complicado de la cadena de suministro rende esto proceso bastante lento, todavía numerosas marcas que quieren optar por la sostenibilidad pueden seguir esta trayectoria.


El empeño de Hecho x Nosotros por una Educación de Calidad


Mantener la industria textil más transparente ha sido la misión y la visión de Hecho x Nosotros (HxN) desde 2008. Su plataforma virtual aspira a revisar los estándares ambientales y sociales actuales de la industria, sobre todo en América Latina. Si se utiliza un enfoque ante todo educativo, la organización puede asociarse con las organizaciones internacionales y académicas para intercambiar informaciones sobre el suministro ético de las fibras del camélido. Actualmente, HxN está investigando y recurriendo a una tecnología llamada cadena de bloques para crear redes de conocimientos, que ofrecen a los clientes las informaciones sobre la origen y el proceso de cada producto. De esta manera los consumidores empoderan su sentido más consciente en la elección de fibras naturales que contribuyen por su vez al desarrollo autónomo, instruido y saludable de las comunidades andinas. Adhiriendo completamente a los principios circulares, HxN sigue estableciendo un nuevo punto de referencia por la industria de la moda.





Autor: Kristen Tadrous

Traducción: Rebecca Mori

Editor: Hailey Matarese colaboradora HxN


Referencias


Anon, Opening of the SDG High-Level Action Event on Education | General Assembly of the United Nations. United Nations. Available at: https://www.un.org/pga/71/2017/06/28/opening-of-the-sdg-high-level-action-event-on-education/ [Accessed May 18, 2020].


Anon, 4: Quality Education – Textile Exchange – SDGS. Textile Exchange SDGS. Available at: https://textilesforsdgs.org/sdgs/goals/4-quality-education/ [Accessed May 18, 2020].


Anon, World Inequality Database on Education. World Inequality Database on Education • World Inequality Database on Education. Available at: https://www.education-inequalities.org/ [Accessed May 18, 2020].


Berg, A., Hedrich, S., Ibanez, P., Kappelmark, S., Magnus, K., & Seeger, M., 2020. Fashion’s New Must-Have: Sustainable Sourcing At Scale: Mckinsey Apparel CPO Survey 2019. [ebook] Available at: <https://www.mckinsey.com/~/media/mckinsey/industries/retail/our%20insights/fashions%20new%20must%20have%20sustainable%20sourcing%20at%20scale/fashions-new-must-have-sustainable-sourcing-at-scale-vf.ashx> [Accessed 18 May 2020].


Castiel, D., 2016. How Fashion Affects People and the Environment. Sierra Club. Available at: www.sierraclub.org/planet/2016/11/how-fashion-affects-people-and-environment [Accessed May 18, 2020].


Cernansky, R., 2020. The UN set 17 sustainability goals. It needs fashion's help meeting them.  Vogue Business. Available at: www.voguebusiness.com/sustainability/un-set-17-sustainability-goals-needs-fashions-help-meeting-them [Accessed May 18, 2020].


Huibrechtse-Truijens, A., 2020. Sustainable Development Goals: A Business Perspective. [pdf]    Deloitte. Available at:  www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/nl/Documents/risk/deloitte-nl-risk-sdgs-from-a-business-perspective.pdf [Accessed 18 May 2020].


Moulds, J., Child labour in the fashion supply chain. The Guardian. Available at:    https://labs.theguardian.com/unicef-child-labour/ [Accessed May 18, 2020].


Truscott, L., 2020. How companies can align their materials strategy to the SDGs. How companies can align their materials strategy to the SDGs. Available at: https://www.greenbiz.com/article/how-companies-can-align-their-materials-strategy-sdgs [Accessed May 18, 2020].


© 2019 by Hecho x Nosotros   |  Terms of Use  |   Privacy Policy